juanitorisuelorente -

lunes, 16 de enero de 2012

AQUÍ


Aquí
arde
lo sabido
-no preguntes-

y tiene alivio la sangre.

Aquí
pide ser vergel,
una caída
-y sed, y hambre-

donde se esconda y no se esconda la llama.

Aquí
crece el amor
a su estilo
-que llena-

aunque acabado vuelva a ser un plato vacío.

2 comentarios:

  1. Qué bueno, Juan...qué final más bueno. Un último verso contundente. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. El amor nunca se da por satisfecho.

    Un abrazo Marcos

    ResponderEliminar