juanitorisuelorente -

jueves, 1 de marzo de 2012

A MI MADRE


















Tu amor es un desierto,
un tiempo viejo,
una flor de la que nunca quiero hablar,
una herida escrita en la distancia.


Tu amor es un rota costumbre,
un nocturno esfuerzo que la hace respirar
-consuelo que nadie ve-, la parte más oscura
y eterna de un recuerdo.


Tu amor descansa en la palabra.


Sin nombre escribo del silencio
donde mucho espera inacabado.


Así abro cada vez el mundo que te tiene
con esa luz.

11 comentarios:

  1. Sin duda se sentirá muy orgullosa por estas palabras que le dedicas. Suerte la de tu madre por tener un hijo que le cuente lo que siente de manera tan hermosa.

    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
  2. Seguro, Elena, que donde esté las habrá oído. Llevo sin ella dieciocho años y si lo pienso fue ayer. Una gran mujer.

    Un abrazo Elena

    ResponderEliminar
  3. Son tristes estos veros de asumida distancia,de cercanía celestial para ella y cercanía en el corazón para ti,que la tienes allí abrigada.
    Sonreirá seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Mi mujer suele decirme que no lo he superado, y yo a veces no sé qué contestar. Otras sí, le digo que ya sé que no.

    Un abrazo Marinel

    ResponderEliminar
  5. Un amor, un dolor, un recuerdo.

    Saludos Juan.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Imagino lo que te habrá costado sacar estos versos.
    Aún tengo un nudo en la garganta...

    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Mi buen amigo Juan:
    Abrazo para ti, con el sentimiento compartido.-
    Te honra el recuerdo a tu madre y de una manera tan intensa en este bello poema.-

    Antonio

    ResponderEliminar
  9. Ley de vida, Halcón. Muy duro, pero así.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Pero, Inma, que estabas a un metro!! Podrías haberlo dicho de tu boca, pero bueno, milagros y silencios de la tecnología. No nos importa, nosotros somos de los que hablamos, y no hace falta de todo.

    Un abrazo, mi niña

    ResponderEliminar
  11. Hola Antonio, nos vemos poco pero no importa porque somos buen vino.
    Su recuerdo está en el fondo del alma, sin estorbar pero presente, callado pero no en silencio.
    Yo, Antonio, que estoy viviendo muy muy de cerca la crueldad, la bajeza, la ignominia, del repudio a una madre, no lo entiendo. Para mí la mía ha sido muy grande.

    Un abrazo querido amigo

    ResponderEliminar