juanitorisuelorente -

viernes, 2 de marzo de 2012

ELEMENTOS

















Algo tiene ver nieve en los caminos,
Provoca pasión la alegría de verte,
Ser feliz y pobre es un permanecer nuestro.

Llega el viento tocando de puerta en puerta,
Quisiera hablarte sin el cristal de toda una vida,
Tenernos siempre es tarde amaneciendo.

¿Es fuego la llama que nada llama?,
¿Sostiene el bastón al amor si se cae?,
¿Creer que caminamos es encender temblores de repente?

Sorbo a sorbo bebo la luz de tu rostro al acercarse,
Nuestros olores anegan todos los olores del mundo,
Cabe todo arrojando pensamientos por la ventana.

8 comentarios:

  1. Gracias por la poesía! Cordiales saludos desde Suecia!

    ResponderEliminar
  2. Todas esa preguntas tienen una misma respuesta querido Poeta... la esperanza la fé y el amor... con ellas llegaremos al fin del mundo.

    Para reflexionar el poema que nos brinda tu talento.

    Un abrazo en la distancia.

    ResponderEliminar
  3. "¿Es fuego la llama que nada llama?"
    Definitivamente no.

    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
  4. Precioso! El amor tiene la respuesta? Cabe suponer que sí.
    Un abrazo, apreciado amigo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a usted -por el don- por leerme, y alentar el ánimo con sus palabras.

    Un abrazo cercano

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, Solina, que ninguna de las tres virtudes -así las defino- que proclamas nos van a impedir llegar al fin del mundo o de lo que sea.

    Un abrazo de aquí al lado

    ResponderEliminar
  7. Fuego fatuo, Elena, y a veces egoísta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. El amor tiene muchas respuestas, Mª José, a menudo las necesarias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar