juanitorisuelorente -

lunes, 21 de noviembre de 2011

DE SILENCIOS


 Nuestro amor son silencios escuchados,
oír lo que piensa el otro
sin decir una palabra.

De silencios sabemos oír todo
porque de amor sabemos mucho.

Basta no hablar lo que decimos,
sólo oírnos
                  y escuchar.

De silencios tan elocuentes
escuchamos la voz que nos define,

de tantos silencios rotos
                                 y vencidos.

12 comentarios:

  1. La magia de saberse, de corresponderse, de esa entrega sin palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Verdaderamente bella esta estrofa:
    Nuestro amor son silencios escuchados,
    oír lo que piensa el otro
    sin decir una palabra.
    La, otras también; pero me ha llegado más esta.
    Un abrazo,amigo, y además, poeta.

    ResponderEliminar
  3. Qué elocuente el silencio cuando dice tanto.

    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
  4. Es admirable poder hablar, sin decir una palabra y comprenderse. Un poema estupendo, Juan. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces el silencio habla lo que el corazón grita.

    Abrazos alados, Juanito!

    ResponderEliminar
  6. El amor no ha de gastar los silencios.

    Un abrazo Halcón peregrino

    ResponderEliminar
  7. Tú también sabrás algo de silencios, que ya llevas más de cuatro días con la misma. Sabrás que es así de simple, cuando llega a ser simple.

    Un abrazo Juan. Di mejor aprendiz, de albañil, de poeta, de lo que sea, que es mejor seguir cada día aprendiendo

    ResponderEliminar
  8. Dice todo lo que sabe, que ya es mucho, Elena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Es el más profundo idioma, sin interferencias -palabras simples-

    Gracias Marcos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. El corazón y los silencios, en esto, son la misma cosa, Diana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. El silencio puede llegar a convertirse en una melodía de dos almas que se hablan sin hablarse, solo basta con el sentimiento de la mirada para decir lo mucho que se aman.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. El amor fija su residencia en los ojos, María.

    Un abrazo

    ResponderEliminar