juanitorisuelorente -

martes, 27 de septiembre de 2011

HISTORIA INCONCLUSA

Es curioso que en vida
solo abramos los ojos para ver.

Las baldosas no son para el tejado.

2 comentarios:

  1. A veces, hay que cerrar bien apretados los ojos para poder ver.

    Un abrazo Juan.

    ResponderEliminar
  2. Y a veces se abren demasiado tarde.

    Un abrazo Elena

    ResponderEliminar