juanitorisuelorente -

lunes, 21 de marzo de 2011

SEA

Mi edad máxima es la mediana
así que debería estar en los veintitantos.
Y serio. Ser maduro y no caer del árbol
es mérito de ese espíritu que me envuelve joven
aunque dentro no se esconda lo vivido:
mucho y poco, mal y bien, como es costumbre.
Para ser se es, sin más altura ni bajos fondos.
Qué gano ni pierdo en falso.
Yo sólo pido a mi verdad que no me mienta.
Sea cada año la que sea.

8 comentarios:

  1. Siempre vivimos con dos edades
    la cronológica
    y la del corazón
    yo desde hace años que solo me guío en la edad del corazón
    el es quien siente.

    mario

    ResponderEliminar
  2. Esta claro que la verdadera edad esta en los cimientos, no en la fachada, y tu de eso entiendes bastante.

    Como diria alguien que yo se: "vieja la ropa".

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. La edad no la marcan las fechas del calendario. hay jovenes muy viejos y viejitos muy jovenes.BIKIÑOS!

    ResponderEliminar
  4. Pero no es bueno que se distancien demasiado, Mario. Yo, a mis cincuenta y tres, me siento un joven de cincuenta y tres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Obras tuyas son amores.

    Besos, Inma, guapa.

    ResponderEliminar
  6. Así es, Esther, la edad sólo es necesaria para aquellos que nos la preguntan.

    Gracias por tu visita.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Amigo Juan:
    Sea cada año lo que sea, pero que de verdad sea y no nos mienta, que cuando nos miremos al espejo al afeitarnos, quede reflejada esa edad verdadera y que nos sintamos felices de sabernos como somos.
    Creo que me estoy liando... o quizás no.
    Un fuerte abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo, Antonio, que al menos los años deberían seguir dejándonos como estamos, ¿no crees?

    Un abrazo, con o sin, ya sabes

    ResponderEliminar