juanitorisuelorente -

domingo, 7 de agosto de 2011

NÓMADAS

Virtud de un capricornio no es ser optimista y mira que lo intento. Culpa achaco a lo que hay que no pinta halagüeño, inmerso en este tercer o cuarto año de guillotina que no para de sesgar cabezas y nombres, aunque también sepa que lo mío viene de nacimiento.
Esquivando ando a la crisis dándole gracias a Dios a diario por seguir trabajando, sin embargo a veces y echando cuentas sé que ganaría más quedándome en la cama -me refiero a vivir también chupando de la teta-.
¿Qué hacer?. Ahora soy de la tropa, del grueso del pelotón pese a que siga siendo de los que dan el callo. Y entre parar o continuar me exijo continuar que es lo que siempre he hecho, como todos estos que me acompañan atravesando este infinito desierto. No es compañía grata la que no puede darte palabras de ánimo, e incluso te zancadillea, pero no hay otra. Así que aquí estamos,con la cabeza gacha y cada uno estirando de lo que puede, aguantando este sol del demonio, y lo que es peor, soportando la visión -no son espejismos- de tantos y tantos oasis con el cartel de COMPLETO.

4 comentarios:

  1. Muy buena reflexión, Juan, hemos de apretar dientes y aguantar la marea, aunque se a como bien dices con la cabeza gacha. Continuar, seguir peleando. No olvidar el pasado, nunca. Enhorabuena por tu blog tan interesante.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  2. Hola Jose Antonio.
    Lo que más jode es que siempre le toque sufrir a los mismos. Pero no deberíamos quejarnos si en su día no decidimos ser funcionarios..., o políticos.

    Gracias por tu visita.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. muy buena entrada amigo mio un saludo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Goge. Un saludo desde aquí al lado

    ResponderEliminar