juanitorisuelorente -

lunes, 6 de marzo de 2017

MUNDOS

(Imagen de la red)





















Las palabras que no se saben abrir

no se cierran nunca. Repetir

su silencio repite el dolor

de las palabras muertas,

y a la vez, su sombra.

No se disfrazan, heridas,

si de verdad sangran, van

y vienen del hecho en lo hondo,

viviendo o desviviendo

de la voz que continúa.

Serán, y no, un borrón intemporal

asiendo un arma blanca. Imperceptibles,

hasta que muestras su muralla,

y todo en el aire. A la espera está el perdón,

y los versos que gotean,

lo que somos. Parecen

naderías los mundos, para ti,


que aún no logro ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada